La solución de memoria propuesta puede funcionar hasta 600°C, lo que impulsa el potencial de adopción en servidores.

Con la creciente demanda de potencia informática, es necesario mantener las temperaturas, particularmente las de la memoria integrada, y la investigación presenta una solución única. La memoria de servidor de próxima generación podría incluir una capa de material modificado, reemplazando al carburo de silicio tradicional, y funcionar a temperaturas extremas. Según una investigación publicada en Nature Electronics, las unidades flash ferroeléctricas basadas en nitruro de aluminio y escandio (AlScN) podrían ser el estándar de próxima generación para los mercados, no sólo por la belleza del nombre, sino también por la sostenibilidad de la temperatura del material. Los investigadores Deep Jariwala y Roy Olsson de la Universidad de Pensilvania han presentado un prototipo de memoria que sigue siendo funcional incluso a una temperatura de 600° C, el doble de la que ofrecen las alternativas actuales del mercado. Ahora bien, la pregunta más importante es, en primer lugar, por qué tales soluciones de memoria son necesarias. Bueno, la respuesta es simple. Integrados con componentes pesados, los sistemas informáticos Gigantic generan enormes cantidades de energía térmica, que se disipa a través de la solución de refrigeración integrada, líquida o aire. Sin embargo, en los dispositivos de memoria, debido a su naturaleza volátil, las temperaturas fuera de rango pueden provocar pérdida de datos y degradación del rendimiento, lo cual es insostenible para sistemas de gran escala. Resulta vital que la memoria integrada funcione continuamente, incluso a altas temperaturas. Créditos de las imágenes: PennToday Jariwala dice que su solución apunta a sistemas masivos de inteligencia artificial, ya que les permite funcionar incluso en condiciones más desafiantes. Aparte de las ventajas de temperatura, los dispositivos de memoria basados ​​en AlScN tendrían una ventaja sobre los productos tradicionales a la hora de superar las ineficiencias presentes en la transferencia de datos entre la unidad central de procesamiento y la memoria. Si bien la tecnología de carburo de silicio es excelente, no se acerca en absoluto a la potencia de procesamiento de los procesadores de silicio, por lo que la informática avanzada y el procesamiento de datos pesados, como la inteligencia artificial, no se pueden realizar a altas temperaturas o en entornos difíciles. La estabilidad de nuestro dispositivo de memoria podría permitir una integración más estrecha entre la memoria y el procesamiento, mejorando la velocidad, la complejidad y la eficiencia del procesamiento. Lo llamamos «computación mejorada con memoria» y estamos trabajando con otros equipos para preparar el terreno para la IA en nuevos entornos – Deep Jariwala, Universidad de Pensilvania La investigación muestra que los futuros estándares de memoria podrían evolucionar rápidamente, con cambios fundamentales en las capas del núcleo. Se ha utilizado material en el interior y, en este caso, AlScN parece una obviedad, pero aún es pronto para saberlo. Comparte esta historia Facebook Twitter

About Carlos Carraveo Jimenez

Check Also

Maestro de la refrigeración

Cooler Master Cooler Master habría sido un éxito. La compañía finalmente decidió comenzar a realizar …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *