Escándalo sanguíneo infectado: décadas de sufrimiento a la luz

¡Malas noticias de Gran Bretaña! Una investigación acaba de concluir y ha sacado a la luz un terrible error del pasado. En las décadas de 1970 y 1980, muchas personas en el Reino Unido enfermaron debido a transfusiones de sangre inadecuadas. ¿Por qué la sangre era mala? Las personas con hemofilia, un problema de coagulación de la sangre, necesitaban transfusiones periódicas. Otros los recibieron después de una cirugía o un parto. ¿El problema? La sangre no se probó lo suficientemente bien para virus peligrosos. Estos virus, como la hepatitis C y el VIH, eran nuevos en ese momento, y los médicos no sabían cuán arriesgados eran. ¿Cuántas personas enfermaron? La encuesta encontró un número impactante de personas: ¡más de 30,000! Desafortunadamente, unos 3.000 de ellas murieron por enfermedades relacionadas con la mala sangre. Muchos otros todavía luchan con los problemas de salud hoy. Estos incluyen aproximadamente 1.250 personas que padecen hemofilia, incluidos niños. ¿De quién es la culpa? La investigación encontró que los errores se cometieron en muchos niveles. El gobierno, los hospitales e incluso las compañías que hicieron los productos sanguíneos estaban jodidos. Intentaron ahorrar dinero y no actuaron lo suficientemente rápido como para obtener sangre más segura. Peor aún, ¡algunas personas sabían de los peligros pero no se lo dijeron a nadie! Por fin obtenemos respuestas Las personas que han enfermado y sus familias llevan mucho tiempo esperando respuestas. Esta investigación les dio la oportunidad de ser escuchados. Las personas que realizaron la investigación admitieron que fue un gran error y dijeron que lamentaban mucho todo el sufrimiento. El gobierno también pidió disculpas y prometió ayudar económicamente a los afectados. Aprender de los errores Toda esta situación muestra lo importante que es garantizar que los pacientes estén seguros. Ahora existen reglas más estrictas para las transfusiones y pruebas de sangre. La encuesta también destacó la necesidad de una mejor atención para las personas con enfermedades crónicas como la hepatitis C. Hay nuevos tratamientos que pueden ayudar, pero todos los que las necesitan deberían poder obtenerlas. Una historia triste, pero esperanza para el futuro, esta es una historia de terribles pérdidas y mentiras. Sin embargo, también muestra la fuerza de las personas que lucharon por la justicia. Los resultados de la investigación pueden ayudar a poner fin y garantizar que tal tragedia nunca vuelva a suceder.

About Miriam Sagarzazu Olaizaola

Check Also

Call of Duty: Warzone y MW3 aparecerán en la Copa Mundial de Esports

Call of Duty se une a CAE. La Copa Mundial de Esports ha anunciado que …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *